lunes, 12 de octubre de 2015

VIDEOS XXX y EL PORNO ESPAÑOL


El cine español actualmente ha llegado a un nivel de calidad en términos de producción que más de una vez podría engañarnos y hacerse pasar por cine estadounidense. En según qué obras, si no fuera porque sabemos que los actores y actrices son españoles –y si no, al oír las voces y darnos cuenta de que no son las de los típicos actores de doblaje, se esfuma la “ilusión”-, podríamos creer que estamos ante uno de los últimos productos de Hollywood.

Durante mucho tiempo esto no fue así, y la larga Dictadura no ayudó a crear productos de demasiada calidad, salvo contadas excepciones. El final de aquel período provocó, como reacción a una represión tan sostenida, la llegada del “Destape” durante los años 70 y 80, época que se conoce por introducir, así de repente, desnudos integrales en las peliculas porno españolas.


Una de las características del cine español en general, probablemente porque nos acostumbró a ello en aquel período, es que a diferencia del estadounidense, en el que se utiliza este recurso con cuentagotas, la aparición de pubis femeninos y masculinos en pantalla se considera de lo más normal y pocos son los actores y las actrices que en algún momento de su carrera no han hecho un integral o dos.
Pero a pesar de esta marcada diferencia, el sexo explícito en pantalla es otra cosa y ahí sí que salen ganando los Estados Unidos. Lo que no significa que no exista el porno español, y además de calidad.
Decir “porno español” nos hace pensar irremediablemente en Nacho Vidal, actualmente retirado, que vendría a ser el Rocco Siffredi XXX español, pero también en Sonia Baby, Dunia Montenegro, Lucía Lapiedra, Anastasia Mayo... Son nombres que forman parte indiscutible de la historia de la industria del porno en España, y esto es así porque existe esta industria y es potente, sin nada que envidiar a la de otros países.

No todos los actores y las actrices porno tienen que ser necesariamente cuerpos esculturales, ejemplo de ello es el más reciente Torbe, fenómeno de internet que desde hace unos años triunfa con sus videos de sexo de corte más humorístico en los que representa que va por la calle convenciendo a mujeres para que se prostituyan una sola vez con él, u otros en los que prepara bukkakes –sexo grupal entre muchos hombres y una mujer que termina en eyaculaciones sobre la susodicha- con actrices porno como protagonistas, aunque a veces haciéndolas pasar por amateurs o principiantes para morbo de los participantes –estos sí, no profesionales- y los espectadores. Entre muchas otras cosas extrañas y morbosas que se le ocurren o adapta de otras páginas web.

Al margen, pues, de una industria pornográfica española sólida, con sus luces y sus sombras como en todas partes, la llegada de internet ha permitido a miles de personas hacer sus pinitos en el género, en casos contados llegando a convertirse en personalidades del sector y ganándose la vida con ello, como ocurre con algunas de las chicas que hacen fortuna tras debutar en vídeos del mencionado Torbe.

La facilidad con la que podemos grabar un vídeo y subirlo a internet gracias a las herramientas de las que disponemos hoy en día ha sido básica para que el porno español crezca, se adapte a los nuevos tiempos y dé oportunidades a muchas personas que antes, aunque alguien se lo hubiera propuesto, ni siquiera habrían intentado meterse en este mundo.


Además, como es lógico y ocurre en muchos países, a los espectadores nos gusta ver a otras personas de nuestro territorio teniendo relaciones sexuales y grabándose. Nos permite fantasear con que estamos pillando a unos vecinos, o incluso que somos nosotros mismos los que participamos en el vídeo. Todo por un tema de idioma, formas de expresarse y medios que consideramos más cercanos y por ello nos hace sentir importantes porque aquellos amantes podríamos haber sido nosotros, o quién sabe si un día nos cruzaremos por la calle con los protagonistas de nuestras sesiones masturbatorias porque resultan ser vecinos de nuestro barrio. Y, para los más morbosos, el porno español es también una oportunidad, aunque pequeña, de ver desnudas y en actitud sexual a personas que quizá ya conocemos de antes y no sabíamos que se dedicaban a esto. Nunca se sabe cuando te lo encontrarás viendo unos videos porno gratis